Creen que no es posible modificar este inconveniente. La solución puede ser una rinoplastia, pero ¿Cuál de todos sus tipos es la que más te serviría? 

 

¿En qué consiste una rinoplastia?

 

Muchas personas no están contentas con la forma o el tamaño de su nariz y, de hecho, 

La rinoplastia es una intervención quirúrgica en la que se modifica la forma y/o tamaño de la nariz. Sirve para resolver problemas estéticos como las desviaciones de una parte o de la totalidad de la nariz, o malformaciones congénitas que afectan a la persona no solo estéticamente como las hendiduras en los labios o el paladar. 

 

Los tipos de rinoplastia

 

Antes de someterse a esta intervención quirúrgica es necesario saber que existen varios tipos de rinoplastia y no todas son compatibles con cualquier persona. 

 

En primer lugar, es posible distinguir entre dos tipos de rinoplastia según la técnica quirúrgica que se utiliza para realizarla: 

 

  • Rinoplastia cerrada: Es aquella que se realiza por dentro de la nariz. Todas las incisiones que se realizan son interiores, por lo que la cicatriz no quedará visible. Además, otro beneficio es que esta técnica causa una menor inflamación en el paciente, por lo que se curará mucho antes. Pero, aunque este procedimiento tenga tantas ventajas, la realidad es que este es el tipo de rinoplastia más difícil de llevar a cabo, ya que, por supuesto, el acceso es menor. 
  • Rinoplastia abierta: Esta permite una visualización mejor durante la operación, ya que las incisiones se realizan en la parte exterior de la nariz, justo en la piel que separa los agujeros nasales. De esta manera, el interior queda mucho más expuesto y se consigue una mayor simetría. Es justamente por esto que esta técnica es la más indicada para los casos más complicados. La única desventaja de esta técnica es que la cicatriz, aunque pequeña y muy difuminada por el tiempo, si quedará a la vista.

 

Por otro lado, podemos distinguir otra división en el marco del perfeccionamiento de la nariz. Existen muchas personas que no se animan a perfeccionar su nariz por miedo a la intervención quirúrgica. Sin embargo para eso llega la rinomodelación, también conocida como rinoplastia sin cirugía. 

 

Este tipo de rinoplastia puede ser la adecuada para aquellos que no deben modificar demasiado. Son cambios pequeños que ayudan a armonizar la cara utilizando ácido hialurónico de alta concentración y reticulación. 

 

¿Querés saber más sobre este procedimiento?

En la clínica de Dr. Jones contamos con expertos que pueden asesorarte en cualquiera de las áreas de la medicina estética que desees. Contactá con nosotros.

Si te interesó este artículo, podés seguir leyendo: Super tips para las cirugías corporales

 

Abrir chat
¡Estamos online!
Hola, ¿cómo podemos ayudarte?